¿QUÉ ES EL TRASPASO INFLACIONARIO DEL TIPO DE CAMBIO?

Antes de comenzar hay que recordar que el tipo de cambio es el precio del dólar en términos de pesos y cuando el peso se deprecia frente al dólar,el tipo de cambio sube.

Los precios se incrementan por dos razones: primero porque las importaciones de materia prima, el equipo de trabajo y la tecnología de producción eleva su precio en pesos, y, segundo, porque muchos productores y oferentes de servicios, que no importan bienes para producir, elevan los precios por temor a que sus costos de producción suban, es decir: ¡generan inflación por expectativas!; en pocas palabras se adelantan a los hechos, suben precios y materializan lo que antes era una probabilidad, lo que produce una inercia inflacionaria.

En México, de 1993 a 2015, las importaciones de insumos para la producción han sido en promedio el 85% del total del valor importado, lo que significa que la depreciación del peso ejerce una presión fuerte sobre los costos de producción. El problema se presenta cuando los productores no pueden trasladar al precio de venta dicho incremento, por lo que su margen de utilidad se reduce, absorben las pérdidas y/o disminuyen la producción, el empleo y generalmente los salarios de los trabajadores. De esta forma si los precios no suben, el desempleo se eleva.

Cuando dicho fenómeno es persistente las empresas cierra sus puertas y la economía se contrae. Pero si los precios suben también es un problema, porque el poder adquisitivo del dinero disminuye y con ello el poder de compra de familias, empresas y gobierno.

Dado que el mandato constitucional de Banco de México (BdeM) es el control de la inflación, el temor del traspaso inflacionario del tipo de cambio a los precios de venta lo obliga a modificar su política monetaria, subiendo la tasa de referencia, como lo hizo la semana pasada, al tiempo que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público disminuye el gasto público, ya que el déficit fiscal es inflacionario y siempre presiona el precio del dólar al alza.

De acuerdo con los pronósticos del propio banco dicho traspaso ha comenzado a materializarse, y aun cuando hemos tenido la inflación más baja en la historia, desde que ésta se mide, los precios han comenzado a subir y amenazan con generar en el 2016 una inflación anual de 5% como máximo, sobrepasando el límite superior de la meta que es del 4%.

Lo que nos ha salvado de un mayor impacto, es la caída de los precios de las materias primas a nivel internacional, producto de la desaceleración mundial, que junto con la caída del precio internacional del petróleo han disminuido las presiones inflacionarias relacionadas con la importación de insumos. Así en los últimos tres años el precio promedio del petróleo, a nivel internacional, se ha reducido un -66%, el gas natural un -48%, el trigo de Estados Unidos un -36%, el algodón un -30% y el azúcar un -21%, aluminio, cobre -41%, níquel -49%, por mencionar algunos.

Podemos concluir que la baja inflación en el país y a nivel mundial se explica en parte por dichas caídas en las materias primas, disminuyendo el traspaso del tipo de cambio a precios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario